Perdonen que no me levante

28 septiembre, 2012

Un ‘Cadillá’ en ‘Holigú’

“En las cuestas abajo el triciclo se embalaba, y la velocidad me hacía dar los mismos grititos que doy ahora cuando salgo con algún juerguista en un coche deportivo.
Merendamos en el camino un chorizo, una lata de sardinas y varias galletas que Afrodisio había ido mangando en la tienda durante el sesteo del señor Aniceto.
Madre se puso muy contenta de verme llegar en un vehículo, y presumió ante todo el vecindario de que su hija no fuera peatona. Porque aquel triciclo en nuestro «barrio de las latas», equivalía a un «Cadillá» en los «bungalós» de «Holigú».”

Yo soy fulana de tal, de Álvaro de Laiglesia
Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: