Perdonen que no me levante

1 noviembre, 2012

El derecho a la autodeterminación

“Escarmentados por el fracaso del intento de asesinato de los Honeth, los Vordue decidieron provocar una guerra de secesión. Poco después de la coronación de Varana como Ran Borune XXIV, la familia Vordue declaró que su gran ducado no pertenecía a Tolnedra, sino que era un reino independiente…, aunque aún no habían decidido cuál de sus miembros ascendería al trono.
—Varana tendrá que enviar a las legiones para detenerlos —declaró Anheg mientras se limpiaba con la manga la aureola de espuma que la cerveza le había dejado en la boca—. De lo contrario, las demás familias también se separarán y Tolnedra saltará en pedazos como un muelle roto.
—No es tan simple, Anheg —explicó Porenn con suavidad y apartó la vista de la ventana por donde había estado contemplando la actividad del puerto situado abajo. La reina de Drasnia vestía de riguroso luto y el negro parecía realzar su belleza y su cabello rubio—. Las legiones se enfrentarían sin reparos a un ejército extranjero, pero Varana no puede pedirles que luchen contra su propio pueblo.
—Podría traer las legiones del sur —dijo Anheg encogiéndose de hombros—. Son todos Borune, Anadile o Ranite y no les importaría combatir contra los Vordue.
—Pero entonces las legiones del norte intervendrían para detenerlos, y en cuanto comenzaran a enfrentarse entre sí el imperio se desintegraría.
—La verdad es que no lo había considerado de ese modo —admitió Anheg—. ¿Sabes, Porenn? Eres extremadamente inteligente… para ser mujer.
—Y tú eres extremadamente perspicaz… para ser hombre —respondió la reina con una dulce sonrisa.
—Un tanto para ella —dijo Cho-Hag en voz baja.
—¿Estáis apuntando los tantos? —preguntó Garion con suavidad.
—Ayuda a llevar una especie de registro de todo lo que se dice —explicó el jefe supremo de los clanes de Algaria con expresión grave.
Unos días más tarde, llegó la noticia del novedoso método de Varana para resolver el conflicto con los Vordue. Una mañana, un barco drasniano entró en el puerto de Riva y un agente del servicio de inteligencia entregó una serie de informes a la reina Porenn. Después de leerlos, la reina entró en la sala del consejo con una sonrisa pícara.
—Creo que debemos dejar a un lado nuestras reservas sobre el talento de Varana como gobernante, caballeros —les dijo a los reyes alorns—. Parece que ha encontrado una solución al problema de los Vordue.
—¿Ah sí? —preguntó Brand con su portentosa voz—. ¿Cuál?
—Mis agentes me han informado de que ha hecho un pacto secreto con Korodullin de Arendia. El llamado «Reino de Vordue», de repente, se ha llenado de bandidos arendianos…, casi todos vestidos con armaduras, por extraño que parezca.
—Espera un momento, Porenn —interrumpió Anheg—. Si se trata de un pacto secreto, ¿cómo es que tú lo conoces?
—Oh, Anheg —dijo la menuda reina de Drasnia entornando los párpados en un gesto de falsa modestia—, ¿todavía no te has enterado de que yo lo sé todo?
—Otro tanto para ella —le indicó Cho-Hag a Garion.
—Yo diría que sí —asintió Garion.
—Sea como fuere —continuó Porenn—, la cuestión es que ahora hay batallones enteros de imprudentes caballeros mimbranos en Vordue, todos actuando como bandidos, saqueando y robando a voluntad. Los Vordue no tienen un ejército propiamente dicho, de modo que han pedido ayuda a las legiones. Mis agentes han conseguido una copia de la respuesta de Varana. —Desplegó un documento y comenzó a leer—. «Saludos al gobierno del Reino de Vordue. Vuestra reciente solicitud de ayuda me ha sorprendido mucho, pues suponía que los estimados caballeros de Tol Vordue no desearían verme romper la soberanía del recién establecido reino enviando a las legiones al otro lado de la frontera, para echar a unos cuantos bandidos arendianos. El mantenimiento del orden público es una responsabilidad fundamental de cualquier gobierno y yo nunca osaría entrometerme en un asunto tan importante. Hacerlo significaría despertar graves dudas en las mentes de los hombres razonables sobre la viabilidad de vuestro nuevo Estado. Sin embargo, os envío mis mejores deseos de éxito en esta cuestión que, después de todo, es estrictamente de competencia interna.»
Anheg comenzó a reír a carcajadas mientras golpeaba la mesa con su enorme puño.
—Creo que esto merece un trago —rió.
—Más bien varios —asintió Garion—. Podemos brindar por los esfuerzos de los Vordue por mantener el orden.
—Confío en que sabréis disculparme, caballeros —dijo la reina—, pero ninguna mujer podría competir con los reyes de Aloria en lo referente a la bebida.
—Por supuesto, Porenn —asintió Anheg, magnánimo—, nosotros nos beberemos tu parte.
—Es muy amable de tu parte —murmuró ella, y se retiró.”

Crónicas de Mallorea I: Los guardianes del Oeste, de David Eddings
Anuncios

31 octubre, 2012

Eso no parece justo

“La misión que tenía en la ciudad aquella mañana lo llevó a la tienda de un joven soplador de vidrio, un habilidoso artesano llamado Joran. En apariencia, la visita tenía por objeto examinar un juego de copas de cristal que había encargado para regalarle a Ce’Nedra, pero el verdadero propósito era mucho más serio. Garion había sido criado en un ambiente humilde y sabía que los problemas de la gente común rara vez llegan al trono, por lo tanto estaba convencido de que necesitaba un par de oídos en la ciudad, no para espiar a los que se oponían a él, sino para tener una idea clara e imparcial de los problemas de su pueblo. Había elegido a Joran para aquella tarea.
Después de echar un vistazo a las copas, los dos entraron en una pequeña habitación privada, al fondo de la tienda.
—Recibí tu nota en cuanto llegué de Arendia —dijo Garion—. ¿Crees que es un asunto serio?
—Sí, Majestad —respondió Joran—. Creo que los impuestos han sido mal calculados y están provocando muchos comentarios desfavorables.
—Todos dirigidos contra mí, supongo.
—Después de todo, tú eres el rey.
—Gracias —repuso Garion con frialdad—. ¿Cuál es la causa del descontento?
—Los impuestos son siempre odiosos —observó el artesano—, pero resultan soportables cuando todos los ciudadanos están obligados a pagar lo mismo. Lo que disgusta a la gente es que algunos estén excluidos.
—¿Excluidos? ¿Qué quieres decir?
—La nobleza no tiene que pagar impuestos comerciales. ¿No lo sabías?
—No —admitió el monarca—. No lo sabía.
—En teoría, los nobles tienen otras obligaciones, como preparar y alimentar a las tropas y cosas por el estilo. Pero eso ya no tiene vigencia, pues la corona cuenta con su propio ejército. Si un noble decide dedicarse al comercio, no tiene que pagar impuestos comerciales, y la única diferencia entre él y cualquier otro mercader es que posee un título. Su tienda es igual a la mía y su actividad también, pero él no debe pagar impuestos y yo sí.
—Eso no parece justo —asintió Garion.
—Lo peor es que yo tengo que subir los precios para pagar los impuestos, mientras que el noble puede mantenerlos más bajos y robarme los clientes.
—Eso tiene que cambiar. Eliminaremos esa ley.
—Los nobles no estarán de acuerdo —le advirtió Joran.
—No tienen por qué estarlo —dijo Garion con tono contundente.
—Eres un rey muy justo, Majestad.
—No es una cuestión de justicia —discrepó Garion—. ¿Cuántos nobles se dedican al comercio en la ciudad?
—Creo que unos veinticinco —respondió Joran encogiéndose de hombros.
—¿Y cuántos comerciantes hay que no sean nobles?
—Cientos.
—Prefiero que me odien veinticinco personas antes que cientos de ellas.
—No lo había considerado de ese modo —admitió el soplador de vidrio.
—Pero es mi obligación hacerlo —dijo Garion con sarcasmo.”

Crónicas de Mallorea I: Los guardianes del Oeste, de David Eddings

30 octubre, 2012

A las mujeres nos gusta saber esas cosas

“La feroz cara de halcón de Hettar se iluminó con una atontada expresión de dicha.
—Es un niño —dijo con el enorme orgullo de un padre primerizo.
—Eso ya lo sabemos —repuso Polgara con calma—. ¿Cuánto medía al nacer?
—Oh —respondió Hettar, perplejo—, yo diría que era así de grande. —Y abrió las manos a medio metro de distancia.
—¿Nadie se tomó el trabajo de medirlo?
—Supongo que sí. Mi madre y las demás mujeres le hicieron todo tipo de cosas cuando nació.
—¿Y cuánto pesaba?
—Calculo que tanto como una liebre adulta, una bastante grande, o quizá lo mismo que uno de esos quesos rojos sendarios.
—Ya veo; unos cincuenta centímetros de largo y tres kilos y medio o cuatro de peso, ¿es eso lo que quieres decir? —preguntó mirándolo fijamente.
—Supongo que sí.
—¿Y por qué no lo dices? —preguntó con exasperación.
—¿Tan importante es? —preguntó él, atónito.
—Sí, Hettar, es muy importante. A las mujeres nos gusta saber esas cosas.
—Intentaré recordarlo. Mi única preocupación cuando nació fue que tuviera el número normal de brazos, piernas, orejas, nariz, ya sabes.”

Crónicas de Mallorea I: Los guardianes del Oeste, de David Eddings

29 octubre, 2012

Ellos comparten la comida y la bebida

“Misión sabía que Belgarath y Beldin se tenían verdadero aprecio y que las discusiones que entablaban eran una de sus formas favoritas de entretenerse, de modo que continuó con su tarea mientras los escuchaba.
—¿Quieres una jarra de cerveza? —preguntó Belgarath.
—Si tú la fabricaste, no —respondió el otro con tono grosero—. Cualquiera pensaría que un hombre que bebe tanta cerveza como tú, ya habría aprendido a hacerla decentemente.
—La última vez no estuvo tan mal —protestó el hechicero.
—He bebido agua estancada con mejor sabor.
—Deja de preocuparte. He cogido este barril de los gemelos.
—¿Ellos lo saben?
—¿Y eso qué importancia tiene? De cualquier forma, lo compartimos todo.
Beldin arqueó las pobladas cejas con expresión de asombro.
—Ellos comparten la comida y la bebida mientras tú compartes la sed y el hambre. Supongo que es un buen sistema.
—Por supuesto que sí —dijo Belgarath algo ofendido, y se volvió hacia Misión—. ¿Es necesario que sigas haciendo eso?
El niño alzó la vista de las baldosas que estaba limpiando afanosamente.
—¿Te molesta? —preguntó.
—Por supuesto que sí. ¿No sabes que es de muy mala educación trabajar mientras yo descanso?
—Intentaré recordarlo. ¿Cuánto tiempo crees que estarás descansando?
—Deja ese cepillo de una vez, Misión —le ordenó Belgarath—. Ese suelo ha estado sucio durante un montón de siglos y puede seguir así un día más.”

Crónicas de Mallorea I: Los guardianes del Oeste, de David Eddings

Un espacio libre en el centro

“Por fin, la nieve dio paso a una semana de cálidas lluvias de primavera y, cuando el cielo se volvió otra vez azul, Belgarath decidió que era hora de seguir su viaje.
—En realidad no es nada urgente —admitió—, pero me gustaría ver al viejo Beldin y a los gemelos. Además, es un buen momento para ordenar mi torre. Lo he estado posponiendo durante los últimos siglos.
—Si quieres, podemos acompañarte —se ofreció Polgara—. Después de todo, tú nos ayudaste con la cabaña, aunque no lo hicieras con mucho entusiasmo. Ahora sería justo que te ayudáramos a limpiar la torre.
—Gracias, Pol —declinó él con firmeza—, pero tu idea de la limpieza es un poco drástica para mi gusto. Cuando tú ordenas, el cubo de la basura acaba lleno de cosas que más tarde podrían serme útiles. Para mí, una habitación está lo suficientemente limpia cuando tiene un espacio libre en el centro.
—¡Oh, padre! —rió ella—, nunca cambiarás.”

Crónicas de Mallorea I: Los guardianes del Oeste, de David Eddings

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: